Viajes

Visita completa a la ciudad de Málaga.

 

VER ARTÍCULO

 

Málaga, con una población de 569009 habitantes en el año 2016,​ es la sexta ciudad más poblada de España, la segunda de Andalucía y la número cuarenta y seis de la Unión Europea, así como la mayor de entre las que no son capitales autonómicas.

Ha sido declarada Conjunto Histórico ya que pocas ciudades en el mundo presentan una superposición tan amplia de huellas del paso de civilizaciones a lo largo de los siglos, tanto de Oriente como de Occidente, en tan reducido espacio urbano.

Fenicios, griegos, cartagineses, romanos, árabes, es decir, las principales civilizaciones mediterráneas encontraron en Málaga hace más de dos milenios un enclave privilegiado para el establecimiento de rutas comerciales, gracias a la estratégica situación de su puerto, convirtiéndose el centro de la ciudad en un compendio histórico en el que conviven monumentos como el Castillo de Gibralfaro, el Teatro Romano, la Alcazaba, la Catedral, la Aduana, la Judería y un rico patrimonio arqueológico soterrado.

Bajo la atenta mirada del Castillo de Gibralfaro se extiende una ciudad alegre y bulliciosa con varios paseos marítimos, la urbana playa de La Malagueta y amplias zonas verdes plagada de bellos rincones, como los jardines de Pedro Luís Alonso y Puerta Oscura y los paseos del Parque, de los Curas y el  «Palmeral de las Sorpresas», con zonas de esparcimiento y ocio dentro del recinto portuario.

Por otra parte, su condición de capital de la Costa del Sol la convierte en uno de los destinos turísticos más importantes de España, por su clima, por sus playas y por una inmejorable oferta de campos de golf.

La ciudad es también conocida por ser el lugar de nacimiento del pintor Pablo Ruiz Picasso y cuenta con dos espacios dedicados al artista en el centro histórico: la Casa Natal de Picasso, situada en la Plaza de la Merced, que alberga la fundación del mismo nombre y donde se conservan objetos de su infancia, y uno de los museos de mayor importancia sobre el artista, el Museo Picasso Málaga.

Cosas que hacer y ver en la visita a Málaga 

 

  1. Conocer sus principales calles.
  2. Pasear por el centro histórico
  3. Judería.
  4. Subir al Castillo de Gibralfaro
  5. Alcazaba
  6. Teatro Romano
  7. Visitar la Catedral
  8. Iglesias del centro histórico
  9. Otros edificios del centro histórico.
  10. Museos
  11. Apuntarse a una visita guiada
  12. Tapear en El Pimpi
  13. Comer en Pedregalejo
  14. Excursiones por los alrededores de Málaga

1.- Conocer sus principales calles.

La Alameda Principal, principal arteria del centro histórico, es un paseo flanqueado por varios ficus bicentenarios, primer gran paseo de los burgueses malagueños. Se configura durante el siglo XVIII. Posee varios puntos de interés como la taberna Antigua Casa de Guardia, establecimiento con siglo y medio de historia donde se sirven los típicos vinos malagueños, el edificio Edipsa o la casa donde se alojó durante su estancia en la ciudad el escritor danés Hans Christian Andersen, quien tiene una estatua dedicada en la Plaza de la Marina.

La calle Marqués de Larios, mas conocida como calle Larios, legado de la planificación urbanística de la ciudad decimonónica, es una vía abierta en 1891 con la idea de comunicar la plaza de la Constitución, verdadera plaza mayor de Málaga, con la plaza de la Marina en el Puerto de Málaga. Flanqueada por una serie de edificios de estilo inspirado en la Escuela de Chicago, es un ejemplo único en Andalucía donde tienen lugar casi todos los grandes acontecimientos de la ciudad, donde en Semana Santa discurren las procesiones siendo la vía más comercial de la ciudad.

La calle Alcazabilla discurre entre la Plaza de la Merced y la Plaza de la Aduana. Un recorrido por esta calle es un viaje por los últimos 3000 años de la historia de la ciudad, ya que concentra en sus 250 metros el neoclásico Palacio de la Aduana, el acceso a la Alcazaba, el Teatro Romano que se puede contemplar en su totalidad desde un balcón mirador, parte de la Judería de la ciudad y el jardín arbolado de la trasera del Museo Picasso, en el renacentista Palacio de los Condes de Buenavista, cuyo sótano contiene restos de la antigua muralla fenicia de la ciudad.

La calle Granada es una vía peatonal del centro histórico.​ Su trazado es serpenteante, partiendo del extremo norte de la Plaza de la Constitución hasta la Plaza de la Merced. Es larga y estrecha, propia del trazado urbano musulmán. Es una de las calles más emblemáticas de la ciudad y el paseo por el casco antiguo debe incluir esta calle, uno de los principales ejes viales de la antigua madina de Mālaqa donde se asentaron las principales casas palacio de la época.

La visita del centro de Málaga estará incompleta si desde la plaza de la Constitución no accedemos al pasaje de Chinitas, uno de los rincones con  encanto de la ciudad.

Por dicho pasaje llegamos a unos estrechos callejones muy populares por sus bares con terrazas y en ese rincón hasta 1937 se encontraba el Café de Chinitas que hizo famoso García Lorca en uno de sus poemas.

 

2.- Pasear por el centro histórico

 

Una gran ventaja para la visita de Málaga es que todos los puntos de interés están concentrados en la zona que se conoce como centro histórico, donde prácticamente todas sus calles están peatonalizadas. Esto propicia una visita muy cómoda y agradable, donde el ambiente de las terrazas de bares y restaurantes se convierte en gran protagonista de tu paseo.

Por tanto, lo que se recomienda es pasear por las calles del centro histórico, el cual se encuentra delimitado por la colina del Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba al este, los parques y el paseo marítimo, al sur, y el río Guadalmedina al oeste.

3.- Judería.

La judería de Málaga es el sector del centro histórico de Málaga en el que durante la Edad Media habitaba la comunidad judía.

Está situada entre la Calle San Agustín y la Calle Alcazabilla, en las inmediaciones de la alcazaba.

Desde 2004, se vienen realizando obras para la recuperación y rehabilitación del espacio de la judería, dentro del llamado plan de la judería, por el que ya se ha recuperado un torreón mudéjar, restaurado en 2008, y una nueva plaza que conecta las calles Alcazabilla y Granada, y la Aduana, la alcazaba y el teatro romano con el Museo Picasso y la Plaza de la Merced, abierta en diciembre de 2013.

4.- Subir al Castillo de Gibralfaro

Más allá de pasear por el centro de la ciudad, una buena forma de iniciar la visita de Málaga es subir al Castillo de Gibralfaro.

El castillo, que corona el monte, fue construido durante el siglo XIV por Yusuf I sobre un anterior recinto de origen fenicio que también contenía un faro que da nombre al cerro (gíbal al-faruh, ‘monte del faro’).

Forma un conjunto fortificado junto con la Alcazaba al estar unidos ambos monumentos por las murallas que descienden por la ladera de la colina.

En la visita verás una zona de museo donde conocerás la historia de la fortificación, donde se puede ver una interesante maqueta de la ciudad en la Edad Media. Pudiendo además recorrerse las murallas y los torreones.

Desde lo alto del Castillo de Gibralfaro se tienen unas excelentes vistas panorámicas de la ciudad de Málaga, lo que permite situar y dimensionar la visita.

A los pies de Gibralfaro se extienden la Alcazaba, el Teatro Romano, la plaza de toros (conocida como La Malagueta) y el casco histórico de la ciudad.

5.- Alcazaba de Málaga

Como se ha dicho, a los pies de Gibralfaro se encuentra la Alcazaba (s. VIII-XI), significativa fortificación palaciega de época musulmana de la cual sorprende el entramado de fortificaciones defensivas internas. Es uno de los símbolos de la ciudad y una de las mayores fortalezas árabes de Andalucía. Se dice que es la Alhambra de Málaga.

Para visitarla se puede subir en un ascensor habilitado frente al Ayuntamiento de Málaga, en la calle Guillén Sotelo, el cual nos eleva hasta la zona más alta de la fortificación, de modo que luego podemos ir bajando por su interior hasta la salida por el Teatro Romano.

Además de pasear por el entramado de murallas, se puede ver un palacete con decoración árabe, así como zonas ajardinadas.

Desde sus murallas también se tienen unas buenas vistas panorámicas del centro histórico de Málaga.

6.- Teatro Romano de Málaga

En la falda norte de la ladera de la Alcazaba se encuentra el Teatro Romano, edificado a comienzos del siglo I d.C. en la época del emperador Augusto.

Cuesta creer que sólo hace pocos años se ha sacado totalmente a la luz el Teatro Romano de Málaga, el cual ahora puedes ser visto desde la calle Alcazabilla.

El teatro fue utilizado hasta el siglo III y en la época actual sus restos fueron descubiertos durante unas obras realizadas en 1951.

En 2005, tras ser derribado el Palacio de Archivos y Biblioteca que estaba sobre esos restos, fue cuando se hizo la reordenación urbanística de la plaza, ya mostrando el citado teatro delante de la muralla de la Alcazaba.

7.- Visitar la Catedral de Málaga

La Catedral de la Encarnación de Málaga (s. XVI-XVIII) es otro de los monumentos que podemos visitar en el centro histórico. Es un edificio majestuoso que muestra una estética exterior muy peculiar, consecuencia de la época de transición arquitectónica en la que se construyó.

Tras la conquista cristiana de la ciudad se construye dicha Catedral de estilo renacentista pero con elementos barrocos.

Después de dos siglos de obras se interrumpió su construcción y la falta de una de sus torres le ha valido el apodo de “la manquita.

Entre sus más valiosos elementos destaca la sillería del coro, obra del imaginero Pedro de Mena. El templo conserva un interesante conjunto de capillas que contienen buenos ejemplos de la imaginería andaluza. En su interior se encuentran numerosos rincones artísticos de distintos estilos, desde el gótico hasta el Renacimiento.

También tenemos la opción de apuntarnos a una visita guiada de la Catedral de Málaga que en una hora te permitirá descubrir sus más interesantes rincones.

Junto a la catedral, en la Plaza del Obispo, se encuentra el Palacio Episcopal, edificio barroco clasicista con una elaborada portada-retablo de tres plantas de altura. Fue construido a partir del año 1762.

8.- Iglesias del centro histórico.

Entre las iglesias del centro histórico, hay que destacar las cuatro iglesias levantadas por los Reyes Católicos dentro del perímetro amurallado de la ciudad tras la conquista castellana en 1487, que son la de Santiago, del Sagrario, de San Juan y la de los Santos Mártires. También la Iglesia de San Agustín, la del Sagrado Corazón, del Santo Cristo de la Salud, de San Felipe Neri y la de Santa Ana.  

La iglesia de Santiago Apóstol (siglos XV-XVIII), se encuentra en la calle Granada 78 y en ella fue bautizado Pablo Picasso el 10 de noviembre de 1881. La huella mudéjar se aprecia fundamentalmente en la hermosa torre campanario, ubicada a los pies, exenta del templo, de ladrillo visto, con bóveda de estrella en el acceso y decoración de paños de sebka al exterior. Dicha torre caracteriza y singulariza la visión externa de esta parte de la ciudad y se ha convertido en el elemento más representativo del inmueble.

Entre sus muros están instaladas varias cofradías. Entre ellas destaca la popularmente conocida como «El Rico», cofradía surgida en el siglo XVIII, que cuenta desde esta fecha con la liberación de un preso todos los años, o la del Cristo de Medinaceli, de gran devoción popular, que aglutina en torno a ella numerosas visitas de fieles todos los primeros viernes de mes del año, o la devoción que sugiere la Virgen de las Ánimas del cuadro pintado por Juan Niño de Guevara, al que muchísimos fieles acuden para rezar y dejar sus ofrendas de aceite.

La iglesia del Sagrario (siglos XV y XVIII) está ubicada en la calle Santa María, junto a la Catedral, frente al hospital de Santo Tomê. Es de estilo gótico isabelino y contiene un retablo plateresco.

La Iglesia de San Juan Bautista, ubicada en la calle San Juan 3, realizada en estilo gótico mezclado con el mudéjar y arcos apuntados sobre pilares. El elemento más singular de esta iglesia es su torre. En el exterior hay una hornacina con la imagen de san Juan Bautista así como un mural cerámico.

La Iglesia de los Santos Mártires (S. XV-XVIII), de estilo gótico mudéjar, fue fundada en 1494 en honor a los patronos de Málaga San Ciriaco y Santa Paula. Está situada en la Plaza de los Mártires, cerca de la iglesia del Cristo de la Salud. Es el templo más cofrade de la ciudad ya que es la sede canónica de cinco hermandades de la Semana Santa malagueña. Sus restauraciones  en 1945 y 2006 la han convertido en uno de los mejores ejemplos del Rococó. En el interior además de su espléndido retablo, podemos admirar diferentes tallas a las que los malagueños guardan mucha devoción, como la de Santa Gema o el Cristo de los Gitanos.

La Iglesia de San Agustín (S. XVI) se localiza en la calle San Agustín. Es una construcción dividida en tres partes: iglesia, colegio y vivienda para los monjes. El bello patio exterior de la iglesia linda con el Museo Picasso Málaga, siendo una de las calles que mejor conserva su estructura original.

La iglesia del Santísimo Cristo de la Salud (siglos XVI y XVII) se encuentra en la confluencia entre la Calle Compañía y la Plaza de la Constitución y se sitúa entre la Escuela de San Telmo, sede del Ateneo de Málaga y el Anexo del Palacio de Villalón, que forma parte del Museo de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

En esta iglesia se encuentra la sede canónica de la Cofradía de los Estudiantes, que sale en la Semana Santa de Málaga, la Hermandad de la Esclavitud Dolorosa y la Asociación del Cristo de la Salud, patrón y protector de Málaga y su Ayuntamiento.

9.-Otros edificios del centro histórico.

Entre otros rincones que se puede ver en el centro histórico de Málaga, merece la pena conocer el Mercado de Atarazanas, cuya puerta principal de estilo nazarí fue rescatada de las antiguas atarazanas árabes donde se construían y reparaban barcos en el siglo XIV. El edificio es una muestra de arquitectura metálica, tan habitual a finales del siglo XIX, y en su interior llama la atención las grandes y coloridas vidrieras realizadas en 1973.

La Casa consistorial, también conocida como la Casona del Parque, es un edificio del siglo XX donde se encuentra la sede del Ayuntamiento de Málaga. Se encuentra situado en el Paseo del Parque, espacio resultante de la ampliación del puerto a mediados del siglo XIX, y rodeado de los Jardines de Puerta Oscura y otros edificios emblemáticos de Málaga como el Banco de España, el Palacio de la Aduana o el Rectorado de la Universidad de Málaga (antiguo edificio de Correos).

El Teatro Cervantes es uno de los espacios escénicos más antiguos de la capital de la Costa del Sol, data de 1870 y cuenta con mil doscientas localidades. Es la sede principal del Festival de Málaga.

10.-Museos de Málaga.

Málaga se ha convertido en una auténtica Ciudad de Museos. Con un total de 38, la mayoría de ellos concentrados en el Centro Histórico, la convierten en una de las ciudades con mayor densidad de museos en su casco antiguo.

Los mas visitados son: el museo Picasso, el museo Carmen Thyssen, el Centro Pompidou,  el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), el Museo de Málaga (Museo de Bellas Artes y Arqueológico), el museo del Automóvil y el Museo Ruso San Petersburgo.

11.- Apuntarse a una visita guiada de Málaga

La mejor forma de iniciar la visita turística de una ciudad es apuntarse a una visita guiada, la cual permite tener una primera visión general de la misma. También lo es acudir a una oficina o punto de información turística.

Podemos apuntarnos al Tour completo por Málaga, en el que durante tres horas, además de pasear por el centro histórico acompañado con un guía en español, se visitan la catedral, el Teatro Romano y la Alcazaba.

El viaje también puedes combinarse con interesantes actividades, como hacer la visita guiada de Málaga en Segway o en bicicleta.

12.-Tapear en El Pimpi

Cuando llega la hora de tapear, en Málaga es muy amplia la oferta de bares con sus terrazas donde poder tapear, e incluso comer.

Si apetece ir a uno de los más clásicos, debemos acercarnos a El Pimpi, cuya terraza se puede ver frente al Teatro Romano.

La entrada principal está en la calle Granada 62, pero quizás la forma más fácil de llegar es por su fachada opuesta, donde tiene una gran terraza que da a la calle Alcazabilla, frente al Teatro Romano y la Alcazaba.

13.- Comer en Pedregalejo

Y si para comer se busca una zona popular donde apenas encontraremos turistas, podemos ir a alguno de los chiringuitos del antiguo barrio de pescaderos de Pedregalejo, junto a la playa.

Ahí podremos probar los típicos espetos de sardinas o degustar pescaditos fritos.

14.- Excursiones por alrededores de Málaga

Teniendo como base la ciudad de Málaga, también nos podemos apuntar a excursiones por los alrededores, de forma que, por ejemplo, podemos recorrer el famoso Caminito del Rey, ir a los bonitos pueblos de Ronda, Setenil o Frigiliana o visitar las Cuevas de Nerja.

También desde Málaga se pueden hacer excursiones con guía en español a ver la Alhambra de Granada, visitar Córdoba o Sevilla, o incluso a hacer compras a Gibraltar.

Contacta!

6 + 5 =